Mantente informado de las mejores noticias referentes al tráfico
12/03/19

DGT puso en marcha en el año 2016 un sistema de etiquetado de los vehículos en base a la eficiencia de sus motorizaciones. Ahora surgen muchas dudas sobre si es correcto o no este etiquetado.

Las categorías establecidas (Cero Emisiones, ECO, C y B) solo tienen en cuenta la tecnología del motor del coche y no las emisiones contaminantes de cada modelo concreto, ni su uso real.

Se pone el acento en los motores de gasolina de coches pequeños, menos contaminantes que muchos híbridos no enchufables.

Los híbridos enchufables de gran potencia, como el Porsche Cayenne (distintivo ECO), emiten mucho más CO2 a la atmósfera que otros coches con

etiqueta

C en cuanto agotan su autonomía eléctrica.

La DGT manifiesta que la categorización se origina en el 2013-2016 (Plan Aire) en el que se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno tienen en el tráfico rodado la principal fuente de emisión en las grandes ciudades y propone a la lDGT a clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación. Además, los criterios para clasificar el parque de vehículos fueron el resultado de un largo y deliberado trabajo liderado por la DGT y en el que han participado entre otros organismos el Ayuntamiento de Madrid, el Ayuntamiento de Barcelona, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo