Se consolida el incremento de la mortalidad vial

Dvuelta 30/03/2016

  • Ya no se puede calificar de “incrementos puntuales”
  • El primer trimestre de 2016 cerrará con un incremento de alrededor del 10% en el número de víctimas mortales.
  • Mientras, la preocupación de la DGT se centra en no ser percibida como “un ente recaudador”

El incremento de fallecidos en las carreteras españolas ya no es un simple “cambio de tendencia”, es una consolidación clara más allá de los datos de la Operación Especial de Tráfico de Semana Santa, según el Departamento de Seguridad Vial de Dvuelta.

Así, si se observan los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico, se observa que la siniestralidad registrada en Semana Santa no ha hecho sino continuar con la senda alcista que ha marcado el comienzo del año y que se venía verificando tanto en 2015 como en 2014, pese a los exiguos descensos que se anunciaron para el cierre de los respectivos ejercicios según cifras provisionales, que luego pasaron a incrementos claros cuando se completaron las estadísticas.

De hecho, y pese a que la DGT atribuyó el aumento de la siniestralidad en Semana Santa al accidente del autocar en el que fallecieron trece personas, lo cierto es que, en el acumulado anual, a fecha 28 de febrero, ya se habían contabilizado 262 fallecidos, 22 más en que en 2015; es decir, que sin contabilizar ese accidente, también el saldo sería positivo. Esto supone un aumento del 9% respecto al año pasado, y supone que en el primer trimestre de 2016, pase lo que pase en los tres días que quedan de marzo, se habrá registrado un incremento de víctimas mortales.

Tanto en enero de 2016 (90 fallecidos frente a 88 en 2015) como en febrero (84 frente a 79) hubo aumento de fallecidos. En marzo, a falta de la inclusión de los fallecidos de los tres últimos días del mes, el acumulado arroja ya un saldo de 88 muertos, frente a los 80 que se registraron en todo el mes de marzo del año pasado.

Desplazamientos.

Como ha denunciado retiradamente Dvuelta, lo que se pone de manifiesto es que las variaciones en la mortalidad vial están íntimamente ligados a la actividad económica, esto es, a los desplazamientos: se comprobó en los años de la crisis, cuando bajaban los fallecidos, y ahora, cuando aumentan los movimientos en carretera, se confirma de manera clara.

Cabe preguntarse, en este sentido, si verdaderamente sirven para algo tantos radares y tantos helicópteros cuando la variación de la siniestralidad depende de un factor ajeno a la DGT, por mucho que a sus responsables les cueste asumirlo, si no es para usarlo como excusa. Es decir, ¿para qué sirve la DGT? Ese es el temor que atenaza a los responsables de la gestión del tráfico.

Campaña publicitaria.

Con estos pésimos datos de siniestralidad vial, la DGT, sin embargo, se muestra más preocupada de su imagen como ente recaudador por multas que por concienciar a los conductores y por desarrollar una auténtica política de seguridad vial a largo plazo que requiere, en opinión de Dvuelta, mucho más que solamente represión.

De acuerdo con el pliego de condiciones para la campaña publicitaria del año 2016 del organismo, recientemente adjudicada, y dotada con casi millón y medio de euros en creatividad, "la institución sigue siendo percibida como un organismo netamente recaudador y siempre mensajero de malas noticias", por lo que la DGT pretende "dar un vuelco a este concepto" en sus campañas de 2016.

Descargar la nota de prensa en PDF

 

 

Comentarios

comments powered by Disqus
© 2017 Dvuelta Asistencia Legal S.L.   |  Información Legal  |  Política de cookies  |